Y el cielo era una bestia

Novela
Anagrama, Barcelona, 2014




Texto contraportada:


Sigurd Mutt regresa a Barcelona. Han pasado casi treinta años. Entonces era un joven criptozoólogo, empeñado junto con sus compañeros Belaire y Sjögren en desentrañar los misterios del Naturalismo Oculto y en rastrear, contra los dictados de la ciencia oficial, la pista de animales peligrosos y animales que no existen. «Ciencia oficial», así la llamaban ellos con desdén, como ya hicieran antes sus maestros. Pero ahora, a finales de 2007, vencido y cansado, Sigurd Mutt se dirige a Vor, un pueblo en los Pirineos donde tiene intención de pasar una breve temporada en un antiguo balneario de resonancias aristocráticas: el sanatorio Vulturó. Lleva consigo las últimas voluntades de su colega Belaire, que le fueron enviadas a Hamburgo junto con lo que parece ser un fragmento de un insólito texto titulado Tras Columbkill. Si quiere descubrir su alcance y significado, deberá completarlo, algo que sólo podrá hacer en Vulturó.

Allí encontrará a Vicente Baeza, el Rubio, un policía retirado que conoce hasta el último secreto del mundo de los timadores; al niño Iván Agulín, quien dice no tener padres; a Olimpia Sanderson, una mujer alojada en el piso más alto que no sale jamás de su habitación; a Tod Volta, un distinguido caballero fascinado por la estrategia militar de todos los tiempos; y a la señorita Elvira, un ser esquivo y sugerente con «aspecto de catequista». Unas veces con ellos y otras contra ellos, siguiendo el enigmático capricho de Belaire y su texto Tras Columbkill, Sigurd Mutt se verá inmerso en dos universos que le son ajenos: por una parte, la vida recatada del escritor José Echegaray, primer Nobel de la literatura española, y por otra, la vida improbable de un santo medieval llamado Columbkill, hacedor de milagros y guerrero infatigable.

Robert Juan-Cantavella crea un mundo cerrado lleno de puertas traseras y teñido de antiguos saberes iconoclastas: la línea imaginaria que une el pueblo de Vor y el sanatorio Vulturó. Un mapa cuyos contornos han sido retrazados durante los últimos años con la sangre de un asesinato que acaba manchando las manos de Mutt. En un gesto que tiene algo de bandazo a contracorriente, Juan-Cantavella, autor entre otros títulos de Proust Fiction, tan celebrado, presenta un excitante relato de misterio que es también la historia de unas ideas inciertas y un gabinete de curiosidades.

 

>> http://www.anagrama-ed.es/titulo/NH_536





PRENSA


El Cultural (El Mundo), Nadal Suau
La naturalidad nada histriónica con la que Robert Juan-Cantavella va embutiendo cosas inverosímiles y en pura lógica incompatibles en su última novela, Y el cielo era una bestia, resulta una lección acerca de la naturaleza de la novela y sus posibilidades. Entre esas posibilidades está la de dar esa lección sin sombra de pedantería, con un regusto final genuinamente feliz, y eso es lo que logra el autor de Proust Fiction, confirmando que entre los autores de su generación, a él hay que disfrutarlo. […] Estilísticamente, la novela también goza de una diversidad peculiar: lo rústico suena a rústico, lo arcaico a arcaico, lo infantil a infantil. En la lengua de Cantavella, esos matices todavía existen. 
http://www.elcultural.es/revista/letras/Y-el-cielo-era-una-bestia/35434
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2015/06/el-cultural-el-mundo-nadal-suau-y-el.html


La Razón, Jesús Ferrer
Pretende y consigue ser la máxima expresión de una visionaria trama en la que se mezclan atrabiliarios personajes, insólitas situaciones y no menos desconcertantes resoluciones argumentales (…) Una fantasía traspasada de suspense, humor e irracionalidad, en el enrarecido ambiente de ese estrambótico sanatorio, metáfora crítica y distanciada de nuestro enloquecido mundo actual. 
http://www.larazon.es/detalle_libros/noticias/7715757/el-zoologico-experimental#.Ttt1aSkJhGSjPxH
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2014/10/la-razon-jesus-ferrer-y-el-cielo-era.html



Time Out, Josep Lambies
Y el cielo era una bestia, el artefacto más feroz que he leído en mucho tiempo. Para entendernos, el calamar gigante de Julio Verne convive con los personajes de Pérez Galdós en un balneario (…) Y aquí tenemos uno de los temas del libro: la criptozoología, que es una disciplina científica no federada que se dedica a la investigación de animales desconocidos (…) Pero Robert es más retorcido que todo esto. Nos falta un personaje: José Echegaray, el primer Nobel español de la historia, en realidad es un escritor mediocre (…) Las maravillas de Y el cielo era una bestia son infinitas.
http://www.timeout.cat/barcelona/ca/libres/entrevista-a-robert-juan-cantavella
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2014/10/time-out-josep-lambies-y-el-cielo-era.html



Quimera, José Antonio Vila
La depuración narrativa que se hace patente en esta última novela es un notable salto adelante respecto a sus inicios más experimentales con Proust Fiction y El Dorado: pese a su originalidad e innegables virtudes literarias, eran libros en que tal vez pesara demasiado el influjo de las lecturas de Julián Ríos y Juan Goytisolo. Cantavella ha crecido incorporando nuevas fuentes a su ya rico caudal: esta vez abarcan, además de las mencionadas previamente, el referente clásico de la narración basada en el relato dialogado (los Cuentos de Canterbury, el Decamerón, el Quijote…) hasta el empacho tonificante de los más recientes narradores posmodernos americanos (Foster Wallace, Danielewski), pasando por el perspectivismo de Henry James. Y el cielo era una bestia confirma que Robert Juan-Cantavella es la voz más original de su generación, acaso la mejor. Pero lo mejor es que, seguramente, lo mejor está todavía por llegar.
http://www.anagrama-ed.es/PDF/Juan_Canatavella%20NH%20536%20-%20Quimera.pdf
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2015/05/quimera-jose-antonio-vila-y-el-cielo.html




Cultura/s (La Vanguardia), J. A. Masoliver Ródenas
A Robert Juan-Cantavella se le piede identificar con el grupo de escritores cercanos a la cultura de masas, desde la literatura popular a la cultura pulp y al periodismo gonzo; y al mismo tiempo ha podido mantener las distancia necesaria para ir creando su obra como una aventura solitaria.
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2014/11/culturas-la-vanguardia-j-masoliver.html

Qué leer, Santiago García Tirado
Un enigma, mucha acción y un amor más poderoso que la muerte serían la combinación perfecta para dar a luz una epopeya, si no fuese porque existe también la posibilidad irónica y no convencional que es justo la que elige en este caso Robert Juan-Cantavella (...) Sospecho que habrá quien invoque a Tarantino, pero si en algo es evidente su influjo no es en la violencia de ciertos pasajes, sino en esos diálogos de besugos que acaban siendo piezas de humor glorioso. Y de humor entiende, y mucho (…) Atiendan a ese trazado abstruso y disparatado de la trama detectivesca, que parece girar y girar como una peonza, y decidan luego si no hay ahí toneladas de humor. 
http://omnesastatehocfurtumest.blogspot.com.es/2014/11/que-leer-santiago-garcia-tirado-y-el.html


La cueva del erizo, Alberto Hontoria
Y el cielo era una bestia es, como su propio título sugiere, una bestia de novela. Una bestia enjaulada que está esperando a que los lectores la liberen para rugir fieramente y repartir zarpazos. Como el doctor Frankenstein, Juan-Cantavella es el artífice de la criatura. Ojalá todos los días tuviéramos la oportunidad de descubrir a un autor con semejante talento y tamaño descaro. Probablemente mucha gente todavía no conozca a Robert Juan-Cantavella. Después de leer Y el cielo era una bestia, les aseguro que no olvidarán su nombre.
http://lacuevadelerizo.com/misterios-de-la-ciencia-de-las-bestias/


El Boomegan(g), Julio Ortega
En esta novela R J-C  pone en evidencia a sus lectores. Nos propone un esquema policial que nos convierte en el ladrón disfrazado de investigador. Para, enseguida, incluirnos entre los autores y los personajes. En el origen, parece decirnos, está el crimen que nos aguarda en el porvenir. Está hecha de muchas piezas que se van armando como una figura cubista que bien podría ser la del lector.
http://www.elboomeran.com/blog-post/483/15576/julio-ortega/mis-mejores-lecturas-del-ano/


Babelia (El País), Francisco Solano
La última novela de Robert Juan-Cantavella es una obra ambiciosa pero malversada, enigmática pero trivial. […] Pocas veces se puede vindicar, sin temor al error, la necesidad de una intervención ajena que corrija la desmesura del autor.
http://cultura.elpais.com/cultura/2014/10/16/babelia/1413453765_673152.html


Ababol (La Verdad), Iñaki Ezkerra
Thomas Mann tuvo conciencia de lo que había escrito cuando publicó en 1924 esa obra en la que el protagonista termina alistándose como soldado, pero esa conciencia no la pudo tener cuando comenzó a escribirla en 1912. En aquellas fechas lo que tuvo fue intuición y genialidad para captar “el espíritu de su tiempo”. Eso es lo que hace de ésa una gran novela precisamente: que el escritor no jugaba con una baraja marcada desde el principio. Y es ese aspecto, o su carencia, el que sitúa Y el cielo era una bestia, la última novela de Robert Juan-Cantavella, en el polo opuesto al de La montaña mágica.
http://ababol.laverdad.es/libros/5970-robert-juan-cantavellao-la-novela-culturalista

Mediterraneo, Eric Gras
Su protagonista, Sigurd Mutt, se ve inmerso tras una serie de acontecimientos en dos universos que le son ajenos: por una parte, la vida recatada del escritor José Echegaray, primer Nobel de la literatura española, y por otra, la vida improbable de un santo medieval llamado Columbkill, hacedor de milagros y guerrero infatigable.
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/cuadernos/territorio-literario-fertil-castellon_898366.html



ENTREVISTAS


Blisstopic, Santiago García Tirado
El ojo crítico (RNE), Juan Carlos Morales
Número Cero, Jordi Corominas i Julián [1 Y 2
La cueva del erizo, Alberto Hontoria
El Mundo, Laura Fernández
Levante, Óscar Gual
El Confidencial, Miqui Otero
El Cultural, Alberto Gordo
El Asombrario & Co., Ana María Iglesia




Imagen de portada:
Utopia I - Juan Miguel Pozo